Nuestra esencia radica en el aprendizaje

Esta representación visual de una oficina con ordenador plantas y en colores neutros. Se centra en La importancia de enseñar nuestras instalaciones en AlmaTile. No enlaza a ninguna parte.
Esta representación visual de una oficina con ordenador plantas y en colores neutros. Se centra en La importancia de enseñar nuestras instalaciones en AlmaTile. No clica a ningún enlace
Esta representación visual de una oficina con ordenador plantas y en colores neutros. Se centra en La importancia de enseñar nuestras instalaciones en AlmaTile. No enlaza a ninguna parte

Sobre nosotros

Más que otra página web de azulejos y porcelánicos, somos un e-commerce que conecta a las fábricas de cerámica con los profesiones de la construcción.

Te invitamos a un recorrido por nuestra casa. Aquí las puertas siempre están abiertas para que te sientas cómodo y des lo mejor de ti en cada uno de tus proyectos.

Tranquilo, no somos un chalet enorme, más bien un pequeño pisito en el que lo verdaderamente importante está en los detalles para que nuestros invitados se sientan como en casa.

En este apartado todas las empresas escriben sobre los millones de años que lleva su negocio abierto y que lo han heredado de su bisa, trisa o no sé qué tatarabuelo. De las grandes obras que han realizado en su dilatada experiencia en… bla bla bla…  

 

 

Yo voy a aprovechar tu atención para contarte un sueño. De pequeños a todos nos preguntan por lo que vamos a ser de mayores. Ahí es cuando empezamos a soñar. Las respuestas van desde el que tiene las miras muy altas y quiere ser astronauta, hasta el que prefiere dedicarse a encerrar malos y quiere ser policía. A cualquiera que le gusten los animales, ha querido ser alguna vez en su vida veterinario ¿o no? 

Pues bien, mi sueño nunca fue nada excesivo. No tenía claro a qué dedicarme, mi preocupación no estaba en ese punto. Lo que yo quería era tener una familia y vivir en una casa bonita. Mi sueño era pequeño, pero importante. 

Han pasado años desde entonces y he trabajado en muchos sitios, pero no llegaba a sentirme a gusto, no encontraba mi lugar. Hasta que una idea peregrina se instaló en mi mente: ¿Y si montara mi propia empresa? Quizás había más gente con mi mismo sueño y yo podría dedicarme a lo que más me gusta del mundo: ayudar a que existan muchas más casas bonitas. Cuantas más, mejor. 

Soy millennial, no me iba a conformar con una tienda física siendo nativa digital. Aposté por las “nuevas” tecnologías y abrí una tienda online. Un sitio para ser comunidad, para que puedas entrar cuando quieras, para que compres sin necesidad de desplazarte, para conversar de tus proyectos, para que me hagas partícipe de tus miedos y tus dudas

Al final, el niño que quería ser astronauta acabó con los pies en la tierra y trabajando en algo más terrenal. Pero yo sigo empeñada en que las casas sean bonitas. Si yo pude cumplir mi sueño y conseguir la mía, ¿por qué no ayudar a que tú consigas la tuya?