Porcelánico antibacteriano

Ahora toca ponernos serios. Esto ya no es un juego de niños, ni se trata de elegir lo más barato o lo más bonita, que también, pero aquí ya hablamos de palabras mayores. Porcelánico antibacteriano. Y es que en la salud uno no puede bajar la guardia.

 

No sé si a ti te pasa igual, pero cuando voy a comer a algún sitio y me ponen un plato con una motita de algo sucio, o el vaso tienes cosas pegadas, me pongo mala… ¿Siempre le pasan la culpa al pobre lavavajillas, pero mi primer pensamiento es “si los vasos o platos que tus clientes ven los pones así, como será el sitio donde cocinas?” buuuag, es que los pelos se le ponen a uno de punta con estas temas.

 

Esto es una de las cosas por las que esta sección es importante. Hay en muchos sitios donde la higiene tiene que estar por encima de todo. Hay lugares públicos, hay establecimiento que sin una impoluta pulcritud no deberían ni estar abiertos o simplemente, los que cuidamos nuestra salud. Para todos estos lugares la solución perfecta es, PORCELÁNICO ANTIBACTERIANO.

¡Ojo!, si piensas que esto se limpia solo y que te lo vas a ahorrar (esa maravilla aún no la han inventado) siento decirte que no. Limpiar vas a tener que hacerlo, pero si el porcelánico antibacteriano evita que las bacterias proliferen y que ese lugar esté limpio de gérmenes.

 

El porcelánico es el único material que no tiene absorción de residuos y si a eso le añadimos que puede ser antibacteriano, yo lo tengo claro.

 

Visualiza tu cocina como un laboratorio culinario, viaja al santuario de la relajación: el baño o déjate de líos o posibles inspecciones en tu negocio. Baja con el ratón y mira las opciones que hay. Solo tienes que elegir una y se acabaron esos quebraderos de cabeza.